sábado, 28 de septiembre de 2013

... con Francisco Javier Martín Testillano, conductor de bibliobús de la Comunidad de Madrid


Francisco Javier Martín Testillano
Fco Javier Martín Testillano

Hola, mi nombre es Francisco Javier Martín Testillano. Tengo 51 años y trabajo como conductor en la Sección de Bibliobuses de la Comunidad  de Madrid. A continuación voy a describiros como es un día normal en el Servicio y en  mi vida.
Me levanto temprano, sobre las 6:45  y empiezo a trabajar ya . Preparo los desayunos de mis hijos y sus respectivos bocadillos para el recreo del instituto. A eso de las 7:15 los despierto y desayunamos. Después de asearme  preparo mi mochila para irme a nadar. No hay nada mejor que el deporte para afrontar una jornada de trabajo sedentaria. A las 7:30 me despido de mi hijo mayor, Daniel, es el primero en marcharse. Preparo los tuper con la comida que se calentarán en el micro cuando vuelvan del instituto .
Ya son las 8 y poco, me visto y dejo a mi hijo pequeño, Alberto, en el instituto de camino a  la piscina , nos quedamos hablando un rato en el coche hasta que pasa todo el mogollón de niños. Nos despedimos con un beso y nos deseamos un buen día  mutuamente, son las 8 :25. Me dirijo en  el coche a la piscina, en el trayecto me hago con un periódico de tirada gratuita. A  las 8:45 ya he llegado a la piscina, aparco el coche y charlo con los amigos y amigas de la piscina . Ellos me consideran como a un hijo. Son gente mayor de entre 75 y 85 años muy agradables. A las 9:00 abren las instalaciones aunque nos dejan pasar 5 minutos antes. A las 9 y menos ya estoy en el agua, nado durante media hora. A pesar de haber una gran afluencia de bañistas son muy considerados conmigo y como saben que estoy media hora y me voy al trabajo me dejan una calle para mí. Cuando salgo del agua me despiden con un” ten cuidado hijo”. Me ducho y me visto en un tiempo record y consigo llegar al centro de trabajo poco antes de las 10:00.  Ficho y voy dando los buenos día a los compañeros que me voy encontrando .
Me dirijo hacia el bibliobús y le conecto a la corriente, en ese momento se ilumina interiormente, para que los compañeros bibliotecarios que necesiten buscar algún ejemplar lo tengan más fácil, y de alguna forma también él se despierta. Hago una revisión ocular alrededor del bibliobús, hoy es martes y son los lunes, miércoles y viernes cuando le reviso todos los niveles, y me centro en  los neumáticos y en que no haya ninguna mancha de aceite ni perdidas de refrigerante. Una vez terminada la revisión me subo al bibliobús, compruebo que no se han cambiado mis ajustes personales del asiento y el volante y la visibilidad de los espejos retrovisores. Ha llegado el momento de poner en funcionamiento el vehículo. El motor arranca al primer intento, es el momento de comprobar  que todos los testigos funcionan correctamente y hago funcionar la suspensión del vehículo que tampoco muestra ninguna anomalía .En los escasos tres minutos que el motor está funcionando aprovecho para abrir la hoja de ruta diaria y el disco del tacógrafo, el indicador de aire de los frenos y la suspensión me marca que ya está en condiciones de marcha y después de haber comprobado el buen funcionamiento del aire acondicionado paro el motor .
Me dirijo desde la cabina hacia la zona de biblioteca del bibliobús y compruebo que funcionan todas las luces y que los aparatos de climatización también cumplen su función, reviso que no haya nada suelto en el interior ni ningún libro caído y le doy el visto bueno para empezar el día. Me tomo cinco minutos para echar un vistazo al periódico y mientras tomo un descafeinado y charlo un rato con los compañeros (bibliotecarios y conductores) que como yo se encuentran en la sala de descanso tomándose una infusión o café. Diez minutos antes de la salida desconecto y guardo en una de las bodegas del bibliobús el cable de quince metros que a través del enchufe ha proporcionado la corriente eléctrica al vehículo, cambio de posición el interruptor y queda preparado para suministrarse de forma autónoma la corriente a través del generador que en ese momento pongo en marcha para comprobar su correcto funcionamiento. Una vez comprobado lo desconecto y quito la manguera que mantiene conectado el tubo de escape del bibliobús al extractor de humos de la nave, espero la llegada de mi compañera de trabajo, Isabel ,para iniciar la ruta.
Sube Isabel al bibliobús y después de acomodarse le pregunto si ya nos podemos ir, la recuerdo si se ha abrochado el cinturón y tras encender de nuevo el motor y conectar las luces de cruce nos ponemos en marcha. Hoy tenemos que repostar combustible y salimos un poco antes de lo normal. Anteriormente a la salida ya me he informado del estado de las carreteras, lo complicado suele ser la salida de Madrid . No hay ninguna alteración en el tráfico y efectúo la ruta habitual. Poco antes de tomar el desvío hacia la carretera que nos llevará a nuestra primera parada, me detengo en una gran gasolinera que nos permite ocupar una calle para nuestro bibliobús y así proceder al llenado del depósito de combustible del vehículo situado en el lateral derecho y también del depósito de gasolina del generador, que está situado en el lado opuesto. Una vez terminados los repostajes me dirijo a pagar y al entrar no me puedo resistir al olor de unas napolitanas de chocolate recién hechas, compro dos que tendremos ocasión de degustar cuando lleguemos a la parada antes de la hora de apertura .
Parada de Villamanta
Al llegar a Villamanta...
Al llegar a Villamanta y dirigirnos a la parada pasamos por delante de la casa de niños, que están en el patio y al vernos mueven sus brazos al unísono y se les escucha alborotados decir: “viene el bibobús, bibobuuuus” ahí es donde empiezas a sentir lo gratificante de este trabajo. Aparco el bibliobús delante de la antigua estación de tren, en plena cañada real segoviana, creando una zona de seguridad entre ésta y el bibliobús para que los pequeños usuarios que nos van a visitar tengan un fácil acceso y evitar situaciones de peligro. Hemos llegado cinco minutos antes de la apertura y nos da tiempo para, además de saborear las napolitanas, encender el generador, conectar la climatización y poner en su sitio y enchufar el ordenador que ya tiene la bateria por la mitad ya que Isabel se ha pasado todo el trayecto trabajando con él .
Una vez comprobado que todo está en su sitio, hoy no se nos ha cruzado nadie y no se nos ha caído ningún libro, abrimos la puerta y esperamos la llegada de usuarios. Relleno el parte con la hora de llegada y la hora de estacionamiento para las estadísticas y resolución de posibles incidencias. Ya empiezan a llegar los pequeños usuarios. Vienen agarrados a una especie de enorme bufanda y parecen una serpiente multicolor , una vez están todos arriba, discretamente me paso a la zona de biblioteca y cierro las puertas interiores del bibliobús , saliendo de él y permanezco en la puerta para intentar evitar posibilidades de accidentes. Cuando se van permanezco abajo hasta que una vez agrupados y alineados en su bufanda se vuelven felices y alegres de su visita al bibliobús. Me subo a la cabina del bibliobús y dos minutos antes de la finalización de la parada, si queda algún usuario dentro, le advierto que voy a poner el motor en marcha, que no se asuste que todavía no nos vamos.
Llegada la hora y tras comprobar que no queda ningún usuario dentro cierro la puerta , apagamos la climatización de la zona de biblioteca , apagamos el generador y nos vamos a la siguiente parada .Nos ponemos en marcha hacia la siguiente parada y aunque vamos un poco apretados de tiempo sé de antemano que abriremos a la hora prevista , siempre que no haya ninguna incidencia. Cuando llegamos a Sevilla La Nueva lo primero que nos encontramos es un hórreo en la glorieta de entrada. Inmediatamente después de girar a la angosta calle que nos llevará a la parada vemos a Denisa, una infatigable usuaria del bibliobús que está esperando nuestra llegada . Nada más vernos y sin darnos tiempo a que lleguemos nos retira los bolardos para facilitarnos la entrada y una vez los hemos sobrepasado los vuelve a colocar en su sitio. Aparco el bibliobús en una zona delimitada por bolardos tanto por detrás como por delante. Esta delimitación te ofrece una sensación de seguridad para los usuarios respecto al tráfico rodado muy satisfactoria.
Realizamos el mismo protocolo que en la parada anterior (exceptuando la degustación de una napolitana) y abrimos la puerta del bibliobús para comenzar el servicio. Inmediatamente sube Denisa y me apresuro para agradecerla el detalle que ha tenido no sólo ese día, sino todos los días que acudimos a la parada. Veo su mirada limpia y su sonrisa enternecedora. Vuelvo a la cabina del bibliobús para rellenar el parte de llegada y aparcamiento, que gracias a la ayuda de Denisa hace que coincida. En esta parada tengo que bajar la suspensión del vehículo, pues es tan grande la avalancha de usuarios infantiles que recibimos en tan corto espacio de tiempo que si no lo hiciese el bibliobús sería como un barco en la mar .
Cuando llega la hora de marcharnos y el bibliobús queda vacío de usuarios, cierro la puerta y ayudo a Isabel a colocar (que no a ordenar porque el tiempo apremia) los libros. Una vez colocado el bibliobús pongo el motor en marcha y mientras subo la suspensión de nuevo y apago el generador es Isabel la que rápidamente se apresura a bajar para quitarme los bolardos que impiden mi salida. Una vez arriba, toma asiento, se pone el cinturón de seguridad y con el portátil a cuestas continúa con su trabajo .Nos dirigimos a la siguiente parada, Moraleja de Enmedio .
La ruta hacia Moraleja la he modificado, pues dando un pequeño rodeo de apenas unos kilómetros más nos evitamos unas subidas y bajadas muy reviradas. Ganamos apenas unos minutos pero tanto la conducción
En Moraleja de Enmedio
En el camino de la iglesia, Moraleja de Enmedio
como el trabajo con el ordenador en marcha se ha vuelto más seguro y eficiente. Llegamos a Moraleja y a diferencia de las paradas anteriores nos encontramos con problemas de aparcamiento, que soluciono momentáneamente aparcando en una calle con el tráfico restringido a vehículos que no sean municipales o de actos religiosos. Es el camino a la iglesia.
Como tenemos que comer y hacer uso de los aseos, en desplazamientos anteriores ya me he ocupado de encontrar un sitio agradable, limpio y al alcance de nuestros bolsillos. Recibo la llamada de mi hijo Daniel para decirme que la comida hoy había estado muy buena y que están bien en casa. Al término de nuestro descanso, si veo la posibilidad de aparcar en otro sitio vuelvo a valerme de Isabel para que me guarde “el sitio ”y si no hay ninguno , permanecemos donde hemos aparcado para dar servicio, valiéndome de una autorización verbal conseguida mediante llamada telefónica de la persona responsable del servicio de bibliobuses, Sagrario.
Subimos al bibliobús y después de efectuar el mismo protocolo que en las paradas anteriores abrimos las puertas y comenzamos el servicio .En esta parada la mayoría de los usuarios son adultos y veo a Isabel algo más relajada. Llega la hora y nos tenemos que marchar, al ser una parada algo más relajada a Isabel la ha dado tiempo a ordenar un poco el bibliobús. Apagamos la climatización y el generador y nos ponemos rumbo al centro de trabajo. Llegamos a la nave y después de aparcar el bibliobús, conecto la manguera extractora al escape del bibliobús , extraigo de la bodega el cable de quince metros y lo dejo junto al enchufe, cambio la posición del interruptor y ya está preparado para el uso dentro de la nave, y para que el servicio de limpieza haga uso de la iluminación para una mejor prestación de servicios. Doy una vuelta alrededor del bibliobús para asegurarme que lo dejo en las mismas condiciones que estaba cuando lo inspeccioné por la mañana.
Subo al bibliobús para cerrar el disco del tacógrafo y cerrar también la hoja de ruta, apuntando los kilómetros y horas hechos así como los consumos de combustible. Hoy no ha habido ninguna incidencia y nuestro encargado ,Juan ,no tendrá que ocuparse del vehículo y en el caso de que hubiera habido alguna sabría solucionarlo de la manera más eficiente posible.
Son las 18:15 y va siendo hora de fichar e irme a casa. Llego a casa sobre las 18:40 y como es martes el día elegido para irme con Daniel y Alberto a cenar fuera de casa, me doy una ducha y nos vamos a algún centro comercial. Siempre cae algo de ropa y después en la cena y sin los agobios de cualquier otro día, ni de ninguna televisión u ordenador cerca , charlamos relajadamente mientras cenamos. Sobre las 22.30 volvemos  a casa y mientras ellos preparan sus mochilas yo me encargo de prepararles la comida del día siguiente. Al terminar me voy a la cama, abro el portátil para echar un vistazo al correo y cierro prácticamente el portátil y los ojos al mismo tiempo.

2 comentarios:

  1. Saludos, desde el Bibliobús El Castellot del Penedès (Barcelona)!

    Bernadette Hortal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola soy Denisa,gracias a este tipo de gente como Javi e Isabel se comparten estos momentos tan buenos porque estas personas te cambian la vida no seria yo si no fuera gracias a ellos,simpatica y tan lectora hoy e disfrutado viendo a Isabel en el bibliobus aunque a sido una pena no ver a Javi.Por la gente tan amable,generosa y que te cambian la vida,por la gente que t hace pasar buenos tiempos y t los hara pasar y por la gente mas buena y que tanto quiero y nos quieren en este mundo.Un cordial saludo,Denisa.

      Eliminar